Buscar este blog

viernes, 31 de marzo de 2017

UNA REFLEXIÓN HERMOSA DE ENSEÑANZA PARA MEDITAR...CUANDO LA FRUTA NO ALCANCE


No sirve de mucho la riqueza en los bolsillos, cuando hay pobreza en el corazón.
Lo que eres hoy es el resultado de tus decisiones en el pasado. Lo que seas mañana será consecuencia de lo que hagas hoy.
El desapego no quiere decir que no debes poseer nada, el desapego quiere decir que nada te debe poseer a ti.
Lo que te hace rico no es cuánto dinero tienes en tu cuenta bancaria, sino cuanta alegría y paz tienes en tu corazón.
Antes de juzgar a alguien piensa que hay una historia detrás de cada persona y una razón por la cual son como son.
Ayudar al alguien es bueno, hacerlo sin testigos, es de un ser humano excepcional.
La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano. Se amable, humilde, justo, y trata a los demás como te gustaría que te trataran.


Una vez un grupo de tres hombres se perdieron en la montaña, y había solamente una fruta para alimentarlos a los tres, quienes casi desfallecían de hambre.
Se les apareció entonces Dios y les dijo que probaría su sabiduría y que dependiendo de lo que mostraran les salvaría. Les preguntó entonces Dios qué
podían pedirle para arreglar aquel problema y que todos se alimentaran.
El primero dijo:
"Pues aparece mas comida", Dios contestó que era una respuesta sin sabiduría, pues no se debe pedir a Dios que aparezca mágicamente la solución a los problemas sino trabajar con lo que se tiene.
Dijo el segundo entonces:
"Entonces haz que la fruta crezca para que sea suficiente", a lo que Dios contestó que No, pues la solución no es pedir siempre multiplicación de lo que se tiene para arreglar el problema, pues el ser humano nunca queda satisfecho y por ende nunca sería suficiente.
El tercero dijo entonces: "Mi buen Dios, aunque tenemos hambre y somos orgullosos, haznos pequeños a nosotros para que la fruta nos alcance".
Dios dijo:
"Has contestado bien, pues cuando el hombre se hace humilde y se empequeñece delante de mis ojos, verá la prosperidad".
Saben, se nos enseña siempre a que otros arreglen los problemas o a buscar la salida fácil, siempre pidiendo a Dios que arregle todo sin nosotros cambiar o sacrificar nada.
Por eso muchas veces parece que Dios no nos escucha, esperando que Él, solucione todos nuestros problemas y corrija nuestros errores que nos lleva a pasar momentos difíciles.

Muchas veces somos egoístas y siempre queremos de todo para nosotros.
Aprenderás que el tiempo no es algo que puedes volver hacia atrás, por lo tanto debes cultivar tu propio jardín y decorar tu alma, en vez de esperar que alguien te traiga flores. entonces y solo entonces sabrás realmente lo que eres capaz de soportar; que eres fuerte y que podrás ir mucho más lejos de lo que pensabas cuando creías que no se podía más... es que realmente la vida vale cuando tienes el valor de enfrentarla...

Abraza el amor de Dios y sus mensajes que van a tu corazón...Aumenta tu fe y espera confiado, las bendiciones que tiene el Señor para ti...

No hay comentarios:

Publicar un comentario