Buscar este blog

viernes, 24 de marzo de 2017

EN LOS PELDAÑOS DE LA VIDA...HAY QUE VOLAR CONTRA DEL TIEMPO Y SENTIR PAZ EN CADA SOPLO DE VIDA....EN CADA SOPLO DEL VIENTO....



El crecer se vuelve una osadía cuando nos llega la desesperanza llegando ser incansable caminar y la lucha eterna de libertad, que llega en tiempo y se desvanece en los surcos, el crecer es madurez que llega tan tarde que desespera esperarla, es como la noche oscura tarda en llegar, pero una vez que la ves no quieres dejar de admirar…
Es tan absurdo como cuando nos llegan palabras que envuelven la soledad que cuida de cada espacio del ser revolviéndoos los sentidos y empapado de llanto el canto amargo de la oscuridad del ser...
Estrujar la piel, sintiendo el roce del amor que duele sentirlo y desespera despedirlo, es volver de la nada, pensamientos y vivir con recelo cada instante, es estar parado en la repisa de la ventana solo hay vacíos dentro y fuera del ser... ¿Cómo llenar el amor? si no abarca mi propia voluntad, correr en sentido contrario abarcarme de lo inexplicable y romperme en cuadros para saborear la soledad que esconde mi alma...
Hay vacíos que los llena el interior de mi silencio donde encuentro respuestas a mi encuentro... Conocerme ha sido un reto, escucharme ha sido un esqueleto, cada hueso es el reto de mi propia vida... Descubrir que siento, y que el ser se vuelve cada vez un invento de sentimientos, es cerrar los ojos en medio del desierto y sentir el frío que emana la voz oculta del pensamiento…
Es gritar, esperar y arañar el vacío como un fuego que quema el razonamiento, es buscar lo que se ha perdido sacudir todo lo que no tiene sentido, es dejar correr los sentimientos y llorar hasta cansar el espejo del alma... Escuchar latidos que se esconden en el valle del tiempo y plasmar fotografías invisibles de la espera de un nuevo amanecer...
Es juntar las manos y sentir que alguien te sujeta sin esperar nada y sólo el interior que se vuelve un reto escucharlo, es tomar decisiones en medio del todo y no concluir en nada, es saborear la luz del placer del cielo que abarca todo y da sombra al dolor dejando un rincón de recuerdos es desear olvidar y solo pensar en amar.
Una vez amado jamás olvidado, una vez perdido es encontrar todo lo sucedido, el recorrer la vida en fotografías nos da la posibilidad de encontrar todo y dejar nada es barrer todo lo que daña y deja a un lado el encuentro de uno mismo... Quedar en silencio un segundo llegan las repuestas a miles de preguntar, madurar es una promesa que está en medio del desierto esperando ser descubierto es guiar al viento y sentirse libre solo un momento...
El caminar solos hace duro el camino, las huellas marcadas dejan residuos de dolor, tristeza y osadías del día que tropiezan con la esperanza y descontrolan al alma, la vida es un descontrol si la dejamos en manos de los demás, es tomar sentido de uno mismo y borrar todo lo sucedido es correr contra del tiempo y sentir el golpe de la vida entre los pensamientos.
Es saborear el éxito y destruir el fracaso sentir que las manos vacías ofrecen algo y que centros de ellas hay caricias y abrazos que están esperando. Es sentirte gaviota en el aire, abriendo las alas a la paz y volando con desespero, encontrando en cada instante lo que sé ahora y se ha perdido, el tiempo se vuelve monótono si esperas, pero si buscas el tiempo no es más que un segundo que atraviesa el ser y cambia todo en un instante.
Es cerrar los ojos y sentirte ave para sentir el resplandor de un amanecer y vivir dentro del ser toda la libertad que el alma desea.
Es salir del propio yo, para vivir dentro del nosotros. Vuélvete ave extendiendo tus alas y elevando tu vuelo... El tiempo es corto y la vida es un instante regalado por las manos invisibles de la soledad.
Hay que volar contra del tiempo y sentir paz en cada soplo del viento.
La madurez es un proceso de adultez que llega en momentos inesperados y dan seguridad unas vez encontradas. Alas libres que sienten y esperan sentir el viento.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Followers