Buscar este blog

lunes, 29 de septiembre de 2014

UNA HISTORIA DE ENSEÑANZA DE VIDA QUE TE HARÁ REFLEXIONAR. IMÁGENES Y VIDEO CON PENSAMIENTOS POSITIVOS.


Aún recuerdo cuando mis sueños comenzaron a surgir, cada día salía de mi casa en dirección a la primaria y veía que en ese momento muchos estudiantes más grandes que yo se dirigían a una preparatoria. Veía pasar el tiempo tan lento, muy lento para poder ser grande, quería convertirme en alguien independiente, tener más libertades y dejar de ser un simple niño.
El tiempo pasa y no te das cuenta en qué momento tu cuerpo se torna diferente al mismo tiempo que tus pensamientos maduran y es cuando solo recuerdos quedan de la prepa y todo lo que pudiste realizar. Ahora tengo que enfrentar el momento de conseguir un buen trabajo, de alguna manera logré ingresar en un cine y convertirme en el subgerente lleno de deseos de que próximamente el titulo solo se quede en gerente.
Era un trabajo que disfruté muchísimo, me encantaba el ambiente que se vive, el ser un apoyo fundamental para cada ser, y parte de toda tu vida se torna en un solo sentido; el trabajo. No veía mi entorno solo como un lugar en donde obtenía ingresos sino que, sin darme cuenta, se volvió necesario para mí, disfrutando al máximo mis actividades y esperando cuáles serían las nuevas metas a vencer. Todo iba de maravilla y solo pensaba en el momento en el que pudiera lograr el ascenso que tanto estaba esperando.

Pero al mismo tiempo había olvidado un punto muy importante que ni siquiera estaba tomando en consideración, ¿Y la familia y seres queridos?
En un momento, la actitud tomada hacia mis seres queridos obtuvo su cosecha, un día discutí con mi novia, con la que había vivido cuatro maravillosos años y era la persona con la que había pensado formar una familia y una de las preguntas que me realizó fue ¿En tus planes de vida me has tomado en cuenta?
Fue una pregunta que retumbó en mi cabeza durante semanas sin encontrar una buena respuesta, a mis papás llevaba más de seis meses sin visitarlos por la falta de tiempo.

No me importó el problema y decidí seguir bajo el mismo ritmo olvidándome de todos los seres queridos que existían en mi vida y por consiguiente ellos se fueron alejando de mí, en mi vida solo estaba el trabajo. Cuando mi sueño se vio más cerca ya que estaba teniendo posibles propuestas fue cuando mi vida dio un giro, porque quería gritar y compartir mi alegría pero en ese momento no encontré a nadie y todo porque así fue lo que trabajé.

Fue una decisión muy difícil pero decidí renunciar a mi trabajo y empezar de nuevo en un lugar más normal, con tiempos de descanso y con más tiempo.

Poco a poco fui recuperando a mis seres queridos sobre todo a mis padres y a mi futura esposa y hoy en día puedo decir que fue la mejor decisión que he tomado en mi vida, porque me siento completo, en equilibrio conmigo mismo y sobre todo que existen personas con quien poder compartir lo que logro cada día.

La compañía y el amor nos hacen felices, la soledad y la desdicha nos sumergen en la oscuridad.

Con fe puedes hacer realidad muchos sueños y conseguir el éxito en lo que te propongas.
Solo date tiempo para compartir y disfrutar con quienes amas y te aman, la felicidad que se siente disfrutar con la familia no tiene precio por su inmensidad.
Agradece a Dios, cada día por la vida y viviela feliz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Followers