Buscar este blog

domingo, 25 de septiembre de 2011

SIGUE EL CAMINO DE TU CORAZÓN, SIGUE EL CAMINO DE DIOS Y ALCANZARÁS TUS SUEÑOS.



Había una vez dos niños que patinaban sobre una laguna congelada. Era una tarde nublada y fría, pero jugaban sin preocupación. Hasta que, de pronto, el hielo se reventó y uno de los niños cayó al agua. El otro sin poder ver a su amiguito, que, seguramente, se ahogaba debajo del hielo, tomó una piedra y empezó a golpear con todas sus fuerzas. Finalmente logró agrandar el agujero y salvar a su amigo. Cuando llegaron los bomberos y vieron lo que habia sucedido preguntaron "Cómo lo hizo? El hielo era muy grueso, es imposible que lo haya quebrado con esa piedra y esas manos tan pequeñitas!". En ese instante apareció un anciano y respondió "Yo sé cómo lo hizo", "cómo?" preguntaron los bomberos. El hombre contestó "No había nadie a su alrededor para decirle que NO podía hacerlo"
Que nadie te diga que no puedes, que eres demaciado viejo, o joven, que eres debil, que no eres capaz. Estas palabras y sensaciones muchas veces empaña nuestras decisiones y forma de caminar por la vida, y probocan fracasos por escuchar estas vocesitas...¡¡Ten la seguridad que tu puedes!! Que tengas un magnifico día.

La vida es hermosa. Eso lo digo yo y lo dirá quien ha tenido la fortuna de vivir esos pequeños detalles que hacen que valoremos intensamente cada momento de nuestra existencia y esos detalles son cuando en las noches, camino, miro hacia las estrellas, y encuentro la luna, las nubes, la inmensidad… y un profundo respiro… un silencio en admirar la belleza del firmamento… y mi silencio interior ¡Ah y que delicioso siento escuchar mi voz interior en esos momentos!

En verdad que cuando miro el firmamento me lleno el alma y me digo: “Después de admirar la belleza de la inmensidad… ya nada mas me importa ¿que puede importar más que estos bellos momentos?
¿Qué importa más que mirar la belleza del cielo, su pureza, su inmensidad?” y es cuando recobro la serenidad interior, la fe, la esperanza… ¡y mágicamente recibo las respuestas!
No me es fácil confiar en arrojarme a los brazos de Dios siempre… pero creeme, es lo único que funciona.
Nada más.

Si fundamentas tu optimismo en tu fe en Dios, te garantizo que nunca quedarás decepcionado, y que si no obtienes lo que quieres, es porque Dios, en su sabiduría, te ha mandado por otro camino que te dará más satisfacciones aún. Por supuesto que hay personas a las que la vida no les sonríe tanto y le pido a Dios que les de paz y sabiduría para que tengan un cambios en sus vidas y logren encontrar la felicidad que hay dentro de cada ser, que la felicidad está en admirar toda la belleza de la creación, en la bondad en dar de forma desinteresada, en iniciar el día con una sonrisa y un saludo amable, en no dejarse apabullar por los problemas e imprevistos en no guardar rencor, ni odio y menos deseos de venganza, en entregar amor y ayudar a quien lo necesite, estos son pequeños detalles que llenan el alma mientras mas acciones positivas efectúes cada día te sentirás mejor.



Si cree ser ganador, de seguro ganará, si da un paso adelante, de seguro triunfará.
Si crees en tu corazón que un propósito te espera, podrás entonces comenzar. Anhela ayudar al prójimo en toda necesidad.


Que pensamientos de fe reemplacen todas las dudas. Que las palabras de aliento no te permitan fallar. Si andando tropieza y cae, levántate con altura, pues solo tu determinas todo el curso a navegar.
A ti se te ha dado el poder para ver lo que cuesta ser un ser de verdad. Si tu pensamiento es puro,tu te sentirá seguro. Y si tu así lo quiere, tu sabrás que si puedes.
Por eso, todo lo que necesitas, es comenzar de alguna forma. Así, como la gota de lluvia encuentran su camino,  hallarás la manera de alcanzar tus sueños. Los desafíos que encuentres son oportunidades disfrazadas que te permitirán lograr mayores éxitos.

Así que… ¡adelante! Todo lo que necesitas es comenzar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario