Buscar este blog

miércoles, 10 de agosto de 2011

REFUGIOS DEL CORAZÓN. ENSEÑANZAS POSITIVAS.




Un buen desayuno para un excelente día: Una taza de alegría humeante de energía, tu día es único, una gran porción de optimismo, hoy pude ser un día muy agitado, una porción de sencillez, hoy tratarás con muchas personas, un pedazo de paciencia, de pronto hay esperas, un gran trozo de tolerancia, muchos no comprenderán lo que dices, una cucharadita de entereza, puedes tener dificultades, una porción de comprensión, habrá muchos que recurrirán a ti, una porción de candidez, de ti dependerán lo que te busquen, otra porción de sonrisas, tú serás el aliciente de muchas almas y sobre todo un gran plato de amor, Dios está contigo y en ti se reflejará su presencia, y recuerda la felicidad tú mismo la construyes.

Hacip
Dentro de tu corazón, busca el refugio de las situaciones negativas. Muchas veces, las circunstancias parecen sobrecoger a uno. Es en este momento, que se debe buscar la suavidad del interior del ser, que funciona como el ojo del huracán: un lugar de calma, en medio de las tormentas de la vida. Esto significa no quedar reflexionando sobre la situación, sino entender el proceso por el cual se está pasando y admirar el propio coraje y tolerancia. La vida es maravillosa y al entrar en el corazón del ser, se descubre la grandeza de un tesoro que existe adentro y esto hace con que se olvide y transforme las situaciones externas, las duras tormentas de la vida. 



Aunque el mundo a tu alrededor se presente difícil y complicado, debes entender que ser optimista no depende de circunstancias externas, sino de una actitud positiva frente a las dificultades. Busca siempre el lado positivo y la enseñanza valiosa detrás de cada evento difícil. Superarás el pesimismo y sus terribles efectos. El positivismo y el optimismo deben venir desde dentro de ti, precisamente para poder superar los conflictos exteriores. Piénsalo, vale la pena.




Paseando, caminando, incluso corriendo, como queramos llamarlo, la verdad es que anduvimos por la vida casi sin percatarnos de lo que sucede a nuestro alrededor. Hay quien se atreve a parar unos momentos, unos instantes para apearse de su andar y nos damos cuenta de que el mundo está lleno de hipocresía, crueldad, hambruna, y desafíos.

Pero si miramos más detenidamente observamos que estas personas se han apeado de su caminar para ayudar a todo aquel que necesite a volver a andar. Personas altruistas y sin ánimo de lucro, que permiten perder unos momentos de su caminar y dedicarlo al caminar de otros. Lo más grande que tiene el ser humano es la solidaridad.

Ayudar a todo aquel que lo necesite, sin importar razas, religiones ni ideologías. Todos tendríamos que apearnos de vez en cuando en nuestro andar, ayudar a todo aquel que lo necesite, con palabras, acciones, con lo que podamos. Porque el caminar unidos nos hace únicos, y mientras no sepamos caminar juntos nada se podrá arreglar en nuestra amada tierra.

Dedicado a todo aquel que camina por la vida, a todo aquel solidario que ayuda a los demás sin esperar nada a cambio.




En un momento en que sólo pensamos en nosotros y ante la crisis que nos afecta debemos pensar juntos y ayudarnos entre nosotros.
Alicia Álvarez

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo
en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. Juan 15:5.
En esta vida, todo pasa. Pasa el tiempo, el verano, la época de las lluvias, las palabras… en fin. Un día, te miras en el reflejo del agua, y descubres que la juventud también pasa.
No permitas que se te vaya la vida sin intentarlo todo, o sin dejar una huella que estás aquí por un propósito de Dios,
Que de ti emane la bondad,  el amor, la paz, la humildad y todas las acciones y actitudes positivas, que te harán mas feliz a ti y a los seres que amas o se crucen en tu vida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario