Buscar este blog

viernes, 13 de mayo de 2011

“El Ser humano toma conciencia ante la muerte o el fatalismo”



Alguien me dijo que ¡basta de religiones y doctrinas!, que lo único que nos falta para mejorar como personas y posteriormente como humanidad, es el tener una nueva conciencia con la cual logremos comprender nuestro medio y sobre todo a nosotros mismos para ver realmente las consecuencias y beneficios de hacer lo correcto.
Cuando un hombre es inconsciente es como caminar con los ojos cerrados, como un cuerpo sin alma, es ir matando lentamente todo lo que nos rodea hasta llegar en el punto, donde lo único que queda por morir es uno mismo.




“El Ser humano toma conciencia ante la muerte o el fatalismo”
y esperar que se cumpla esa frase es pagar un alto precio.
He conocido a personas que toman conciencia cuando su corazón es traspasado por la daga de la realidad.
Hay momentos en la vida en que nos vemos en situaciones incontenibles a veces indirectamente y otras por errores cometidos por no pensar en lo que se hace o se dice y otras por circunstancias o inexperiencias que a veces son tan criticas que nos lanza a un abismo obscuro, y los pensamientos se entorpecen y tratas de buscar una camino de luz que te lleve a la salida o encontrar alguien que te de una mano y te ayude a salir de tal estado y miras a todos lado y no hay nada, no hay nadie, no hay solución y piensas después de esto ¿Qué? ¿Que hacer? a ¿Dónde voy?.a¿Quién recurrir?.


Se abre una ventana y ves una luz proveniente del cielo, que te muestra un camino de esperanza, una luz a algo mejor, una mano amiga que es, la mano de Dios, que dice aquí estoy, confía en mi, que yo te ayudaré y te encaminaré a una nueva vida, ya tocaste fondo y es hora de subir los escalones a una vida positiva de amor, paz, bondad, humildad, reflexión y amor a todo lo que te rodea, es hora de pedir perdón, y vivir con responsabilidad y dedicación con la vida y con el mundo, entregando actitudes y acciones de amabilidad y honestidad, con una sonrisa alegre y una mirada llena amor y bondad.


 Cuando unas palabras llegan cual bofetada, pues es dada, por la persona quien menos creías que te las diría.
Cuando unas lágrimas caen cual cielo que se desploma frente a nosotros  y nos hacen abrir lo ojos, nuestra mente y colocan nuestra alma de nuevo en su lugar. Es de admirar y respetar a aquellas personas que toman la decisión de cambiar su forma de vida por amor a su familia; pues tienen la capacidad de transformar un destino dado por las circunstancias al nacer, en un destino hecho con sus capacidades al vivir.




El recoger las piedras que obstruyen nuestro caminar, no pensando en nosotros, si no en los que vendrán después, que son nuestros hijos, nuestro futuro y con ello el bienestar de nuestro hogar es de admirar y respetar. ¡Predicar con el ejemplo es de personas conscientes e inteligentes! Es importante provocar admiración y no desilusiones a los que nos aman.
Cuando crees en Dios, tienes la seguridad que nunca estarás sol@.
Cuando crees en Dios, tienes la esperanza que si tus acciones y actitudes son positivas, tendrás un mundo mejor aún después de la muerte.
Cuando crees en Dios, tienes un amigo fiel incondicionalmente que te escuchará y apoyara en todo momento.
Cuando crees en Dios, el amor, la paz, el éxito y la felicidad serán tu compañía.
El ser humano tiene que ser un agradecido que Dios, lo eligió para ser participe de este bello mundo.
Si bien es cierto que contamos siempre con el apoyo de Dios, no podemos obviar que cada ser tiene que poner lo suyo para salir adelante y cumplir las diversas  metas propuestas.
Cada ser es dueño de sus propios pensamientos y de su mente y cada cual debe aprender a usar, ordenar y valorar estas virtudes.
No esperes llegar a los momentos fatales para tomar una buena determinación, aún estás a tiempo.


Proverbios 3:21

"Querido jovencito,

aprende a tomar buenas decisiones

y piensa bien lo que haces". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario