Buscar este blog

martes, 12 de abril de 2011

REFLEXIÓN DE ÉXITO, AMOR, Y PENSAMIENTO POSITIVO PARA TU VIDA.


Un hombre tenía un sembrado de flores estupendas; cada día salían de su cultivo centenares de paquetes a vender a la ciudad con las flores más bellas y fragantes que nadie pudiera conocer.
Este señor año por año ganaba el premio a las flores más grandes y de mejor calidad y como era de esperarse era la admiración de todos en la región; un día se acercó un periodista de un canal de televisión a preguntarle el secreto de su éxito, a lo que el hombre contesto:
Mi éxito se lo debo a que de cada cultivo saco las mejores semillas y las comparto con mis vecinos, para que ellos también las siembren.

Cómo ? respondió el periodista- pero eso es una locura, acaso no teme que sus vecinos se hagan famosos como usted y le quiten su importancia?
El hombre dijo: – Yo lo hago porque al tener ellos buenos sembrados el viento me va a devolver a mi cultivo buenas semillas y la cosecha va a ser mayor; si no lo hiciera así ellos sembrarían semillas de mala calidadque el viento traería a mi cultiva y cruzaría las semillas, haciendo que mis flores sean de mala calidad.

Lo mismo ocurre en nuestra vida.
Si tienes la oportunidad  de vivir bien, debes ayudar a que los demás vivan bien, porque el valor de una vidase mide por las vidas que toca.
Quienes optan por ser felices, deben ayudar a que otros encuentren la felicidad, pues el bienestar de cada uno está unido al bienestar común.

Todo lo que sembramos con amor, bondad, paciencia, humildad y alegría en el futuro cosecharemos felicidad a nuestras vidas.

La humildad tiene un alcance y repercusión extraordinario cuando se le ha sabido cultivar y se ha liberado del orgullo, del ego, y se manifiesta libremente con sus virtudes, conllevándonos a liberarnos de muchas dependencias que se generan cuando no se le ha prestado la atención y cuidado que requiere.

Entre las cosas más simples, más bellas y más efectivas que existen se encuentran los Valores Humanos, esos condicionamientos de actitud moral que se hallan profundamente arraigados en el espíritu del hombre.



Salmos 19:7-11


"La ley de Dios es perfecta,
y nos da nueva vida.
Sus mandatos son dignos de confianza,
pues dan sabiduría a los jóvenes.
Las normas de Dios son rectas
y alegran el corazón.
Sus mandamientos son puros
y nos dan sabiduría.
La palabra de Dios es limpia
y siempre se mantiene firme.
Sus decisiones son al mismo tiempo
verdaderas y justas.
Yo prefiero sus decisiones
más que montones de oro;
me endulzan la vida
más que la miel del panal.
Me sirven de advertencia;
el premio es grande
si uno cumple con ellas.". 
Lucas 6:38
 


"Den a otros, y Dios les dará a ustedes. Les dará en su bolsa una medida buena, apretada, sacudida y repleta. Con la misma medida con que ustedes den a otros, Dios les devolverá a ustedes". 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Followers